¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El riesgo de “hinchar” el valor de los inmuebles de una herencia prescrita

el . Publicado en Sucesiones y Donaciones

herencia

Comentamos para idealista.com este artículo sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

 

Muchos contribuyentes esperan a presentar su declaración del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD) más de cuatro años, una vez ha prescrito el derecho de la Administración a practicar liquidación. Dicha forma de actuar implica el evidente riesgo de que el órgano competente de Hacienda detecte tal omisión. A cambio, los contribuyentes eluden el pago de la deuda tributaria, y pueden valorar los inmuebles heredados al precio que deseen, a efectos de una futura ganancia patrimonial en IRPF, si deciden vender lo heredado... ¿Esto es así? ¿Qué riesgo se corre en caso de “hinchar” el valor de los inmuebles de una herencia prescrita?

 

¿Es ganancial la indemnización por despido en caso de divorcio?

el . Publicado en Civil / Mercantil

divorcio y despido

Publicamos en invertia este artículo

 

La liquidación del régimen económico matrimonial, como consecuencia de la nulidad, separación o divorcio, tiene por objeto el reparto entre los cónyuges de los de bienes o derechos que compartían. Si surgiere controversia sobre la inclusión o no de algún concepto en el inventario será el juez el que decida. El Tribunal Supremo ha clarificado recientemente si es ganancial la indemnización por despido en caso de divorcio.

 

Cuando la Administración no está obligada a declarar la prescripción tributaria “de oficio”

el . Publicado en Procedimientos

prescripcion tributaria

La prescripción tributaria supone la extinción del derecho de la Administración a practicar liquidación, por la falta de ejercicio de dicho derecho durante un plazo determinado. En nuestro ordenamiento jurídico, dicho plazo es de cuatro años, tal y como prevé el artículo 66 de la Ley General Tributaria. Además, la prescripción debe declararse “de oficio” por la Administración; es decir, lo haya alegado o no el contribuyente. Una interesante sentencia del Tribunal Supremo acaba de declarar no obstante, que no siempre será así, y que hay supuestos en los que la Administración no estará obligada a declarar “de oficio” tal prescripción.