¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Deducibilidad de las retribuciones de administradores que a la vez son gerentes de la sociedad

el . Publicado en Sociedades

Es una práctica habitual en las sociedades mercantiles el que uno de los socios (o el socio único si es unipersonal) tenga la condición de administrador de la sociedad, constando el cargo como gratuito en los estatutos sociales, y que a la vez ejerza funciones de gerencia en la entidad, percibiendo en este caso, y por este trabajo, una remuneración. Dicha retribución se entiende que puede deducirse sin problema alguno en el Impuesto de Sociedades de la entidad.

Medidas de impulso al urbanismo valenciano

el . Publicado en Administrativo

Recientemente se ha publicado en el BOE la Ley 1/2012 de 10 de mayo, de la Generalitat Valenciana, de Medidas Urgentes de Impulso a la Implantación de Actuaciones Territoriales Estratégicas.

Con dicha Ley se pretende impulsar los procesos de planificación y gestión urbanística y territorial, con el fin de dinamizar la actividad económica y la creación de empleo, facilitando la agilidad de los procedimientos y la eliminación de trámites burocráticos para las iniciativas empresariales.

Deduzca a su hijo en IRPF aunque no conviva con él

el . Publicado en IRPF

Recientemente el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la mención a la convivencia con el descendiente, como requisito necesario para la aplicación de la reducción prevista por este concepto en el IRPF. El artículo concretamente afectado por dicha sentencia es de la Ley 40/1998, la antecesora de la actual ley 35/2006 de IRPF. El fundamento de la declaración de insconstitucionalidad es claro. Teniendo en cuenta que la Ley de IRPF estableció el mínimo por descendientes como forma de resarcirse de los gastos económicos derivados de su mantenimiento y manutención, no tiene sentido que dicha reducción solo se permita al progenitor que conviva con él. Y ello porque el hecho de no convivir con el descendiente no significa que no se le esté manteniendo económicamente, y que por tanto surja el derecho a resarcirse de dicho gasto mediante el mecanismo de la deducción en el IRPF.